Rosa Olivia, caficultora nicaragüense da voz al comercio justo en Santander.

Un producto que nació para apoyar a las mujeres campesinas que lo cultivan. Sus primeras productoras fueron mujeres de Aldea Global, en Nicaragua. Luz Evelia Godines Solano, en su parcela de café. (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

La tarde del martes 23 de octubre tuvimos la oportunidad de conocer y escuchar a Rosa Olivia Úbeda, caficultora nicaragüense y parte de la directiva de la cooperativa Aldea Global en un coloquio que se celebró en el centro cultural Doctor Madrazo de Santander.


Durante su intervención, Rosa Olivia explicó el trabajo que realizan las mujeres y hombres de la cooperativa y cuyo resultado final podemos encontrar en España en forma del café marca Tierra Madre, un café de comercio justo comercializado en tiendas de Oxfam-intermón.

Aldea Global, con 22 años de trayectoria, es una asociación que cuenta con 11.356 pequeños productores y productoras (de los cuales 3.471 producen café) repartidos en más de 500 comunidades de las regiones de Jinotega, Pantasma, El Cuá, La Dalia, Yalí y Wiwilí.

La asociación busca el progreso de sus miembros y familias a través de servicios y agro negocios rentables y respetuosos con el entorno, con un marcado componente de responsabilidad social.

El programa Tierra Madre se sustenta en dos pilares: la creación de un fondo para la legalización de tierras en manos de mujeres productoras y la mejora de la venta de café de esas mismas mujeres productoras. Con ello, las pequeñas productoras logran: beneficios para sus familias y comunidades; estabilidad económica; mayor acceso a créditos; capacitación técnica y empoderamiento; participación en la toma de decisiones (al menos un 40% de los puestos de toma de decisiones dentro de la asociación deben ocuparlos mujeres); menor vulnerabilidad y beneficio para otras mujeres que necesitan legalizar la propiedad de sus tierras.

En cuestiones de género, Aldea Global ha conseguido sensibilizar a mujeres y hombres sobre los derechos de la mujer en la zona rural. También capacitar y empoderar a mujeres en derechos y gestión del dinero. Ha creado un fondo de dinero para la gestión legal y la regulación de tierras: en Nicaragua, muchas mujeres trabajan una tierra que es suya, pero de la que no tienen documentos de propiedad a su nombre, lo que origina problemas legales. Con la ayuda del fondo, pueden permitirse pagar los trámites de regulación de la tierra que, de otra manera, no podrían. En palabras de Rosa Olivia, "vamos avanzando pero aún queda mucho por hacer".

Asimismo, cuentan con otros fondos: uno destinado a pagar las cuotas anuales de certificaciones de las que goza la asociación (p.ej. la de comercio justo); uno social individual, para situaciones de emergencia de los miembros; uno social comunitario para inversiones en la mejora de las comunidades rurales donde viven como mejoras de acceso al agua, reparación de caminos e infraestructuras, apoyo a escuelas y equipos deportivos etc.; uno destinado a la mejora de la productividad y la asistencia técnica y capacitación (que mejore la calidad y productividad del café); uno destinado a la compra de equipos de protección.

Desde el año 2006, mantiene una relación con Oxfam-intermón que progresivamente ha ido creciendo desde la compra de sacos de café en 2008 hasta la compra de medio contenedor de café ecológico para comercializar en España en 2018.

Nicaragua, un país de 6 millones de habitantes y con un contexto político complicado en la actualidad, no otorga ningún tipo de ayuda ni subvención a este tipo de asociaciones de pequeñas y pequeños productores agrícolas. En ocasiones, reciben apoyo externo como es el caso de Oxfam-Intermón o el Banco interamericano de Desarrollo (BID) que contribuye positivamente al desarrollo de la iniciativa de Aldea Global. Desde la oficina de Cooperación del Gobierno de Cantabria nos complace respaldar actividades como la de ayer, de la charla-coloquio, con las que se logra sensibilizar e informar a la población cántabra de las realidades distintas de otros lugares del mundo a la vez que se pone en valor la importancia de: una producción y consumo responsables, unas condiciones laborales dignas y el empoderameinto de la mujer.

El Director General de Juventud y Cooperación al Desarrollo con Rosa Olivia a su izquierda.

 

Para más información sobre Tierra Madre pinche aquí.