null 20 de junio: día del Refugiado

En el mundo hay 65,3 millones de personas que han huido de sus casas por culpa de un conflicto. España se comprometió a traer a 17.337, un 0,02% del total. Y el tiempo se agota.


Tal y como recuerda el Informe 2017 de CEAR, Las personas refugiadas en España y Europa: "a fines de marzo de este año, la Comisión Europea ya ha admitido que solo se acogerá al 25% de las 160.000 personas que se comprometieron a reubicar. (...) Se trata de un fracaso en toda regla que desnuda la falta de voluntad política y la claudicación ante los sectores xenófobos, que están protagonizando un avance electoral muy preocupante en la mayor parte de los países miembros. Desde marzo de 2016 está en vigor el controvertido acuerdo suscrito entre la Unión Europea y Turquía, que supone una clara vulneración del derecho de asilo. La pretendida impermeabilización de las fronteras exteriores de la UE solo sirvió para empujar a miles de personas refugiadas y migrantes a arriesgar sus vidas en las travesías clandestinas más peligrosas, que han convertido el Mediterráneo en la ruta migratoria más mortífera del planeta. En 2016, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de cinco mil personas murieron cuando intentaban alcanzar las costas europeas desde Egipto, Libia, Turquía o Marruecos.
Es el dato más elevado que se ha registrado hasta el momento. Revela la dimensión de una tragedia inaceptable, porque es evitable, e interpela a los gobiernos europeos a imprimir un giro copernicano a su política de asilo y a abrir de forma urgente vías legales y seguras para obtener protección internacional.
El pasado año, 15.755 personas solicitaron asilo en España. Es, claramente, la cifra más alta de la serie histórica, pero, de nuevo, es significativamente ínfima si tenemos en cuenta la ubicación geográfica de nuestro país y si, además, la comparamos con las 745.265 de Alemania, las 123.370 de Italia o las 83.485 de Francia.
El Gobierno solo otorgó el estatuto de refugiadas a 355 personas de las 10.250 cuyo expediente de asilo se resolvió, aunque es cierto que brindó la protección subsidiaria a 6.500 personas, la mayor parte de ellas originarias de Siria.(...) De igual manera, queremos llamar la atención sobre la sensible disminución de solicitantes que se produjo en Ceuta y Melilla, así como sobre los problemas de acceso a las dos oficinas de asilo situadas en sus perímetros fronterizos".